“Ser diferente es algo común”
FEIV NEPTUNO
FEIV NEPTUNO




EL SELLO BEQUAL PRINCIPAL REFERENTE EN RSE Y DISCAPACIDAD
03/02/2013 Es otorgado por la Fundación Bequal, con el objetivo de promover la inclusión de las personas con discapacidad en el mundo laboral.

A finales del pasado mes de noviembre el CERMI, la Fundación ONCE, FEACEM y la Fundación Seeliger y Conde, constituyeron la Fundación Bequal, cuyo fin es promover la inclusión social de las personas con discapacidad mediante la definición y promoción de estándares certificables de inclusión de políticas sociales de discapacidad en la gestión empresarial. Esta Fundación ha creado el sello Bequal que, legitimado por el movimiento asociativo de la discapacidad, pretende llegar a ser el principal referente del mercado de la Responsabilidad Social Empresarial y Discapacidad (RSE+D).

 

La Fundación Bequal tiene como fin promover la inclusión social de las personas con discapacidad mediante la definición y promoción de estándares certificables de inclusión de políticas sociales de discapacidad en la gestión empresarial.

 

El objetivo de esta iniciativa es identificar y poner en valor el compromiso y esfuerzo de aquellas empresas que han incorporado políticas empresariales que favorecen la inclusión de las personas con discapacidad como trabajadores, consumidores o como usuarios de servicios.

El sello Bequal presentará tres niveles de valoración, en función del grado de desarrollo de las políticas sobre discapacidad en las compañías y también certificará el cumplimiento con la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI) en materia de empleo.

 

Este sello está pensado para todo tipo de empresas, fundamentalmente, para las que cuentan con más de 50 trabajadores. Además, las empresas podrán obtener el sello en cualquiera de sus tres niveles (Bequal, Bequal Plus y Bequal Premium), según su compromiso, y además, un certificado que acredita el cumplimiento de la LISMI, la Ley de Integración Social al Minusválido.

 

Para certificar que una empresa es socialmente responsable con las personas discapacitadas, se valora su estrategia y liderazgo, la gestión de recursos humanos de la compañía, la accesibilidad, la compra responsable, los clientes, la acción social y la comunicación. Así, las empresas que quieran tener el sello Bequal deben demostrar que cumplen con todos los requisitos, según ha explicado el coordinador de la Fundación, José Antonio Martín.

 

José Antonio Martín  explica cómo surgió la idea: “El sello es un modelo en el que se viene trabajando desde hace más de un año. Se consideró importante, una oportunidad, establecer un sello que certificara a las empresas socialmente responsables con las personas con discapacidad. Había otros sellos en el mercado, y se acababa de publicar la ley de economía sostenible, en definitiva, el entorno propiciaba que surgiera desde el propio movimiento asociativo y desde la Fundación ONCE un sello con estas características. Se intentó desde el primer momento hacer un estudio comparativo con lo que había, con otro tipo de sellos, y se decidió alcanzar un convenio con la Fundación Seeliger y Conde (ellos tenían un certificado de excelencia en la diversidad, que se llama EDC) y se acordó fusionar o incluir, integrar ese sello dentro del futuro sello”.

 

Además, una vez conseguido el sello, éste es válido para tres años y renovable anualmente.

 

66 Fuentes de verificación

 

El modelo resultante de esta fusión y del estudio de las entidades que lo han impulsado se estructura en siete bloques:

 

1. Estrategia y liderazgo

2. Gestión de recursos humanos

3. Accesibilidad

4. Compra responsable

5. Clientes

6. Acción social

7. Comunicación

 

Son los aspectos que se valoran para certificar que una empresa es socialmente responsable con la discapacidad. “En total son 66 preguntas o fuentes de verificación. Nosotros les pediremos a las empresas que quieran este sello que demuestren o muestren evidencias de que cumplen con este tipo de compromiso”, afirma José Antonio Martín.

 

Pero además, hay una serie de cláusulas de obligado cumplimiento, como explica el coordinador de la fundación: “Tienes una serie de cláusulas excluyentes, como es el cumplimiento de la Lismi. Si no cumples la Lismi, no hay nada que hacer, o por ejemplo, si la web no es accesible… además, tiene que haber una puntuación mínima al menos en estrategia y liderazgo, gestión de recursos humanos y accesibilidad para poder conseguir el sello”.

 

El sello está pensado para todo tipo de empresas, pero fundamentalmente para las de más de 50 trabajadores. Pero el camino hacia la responsabilidad social de las empresas con la discapacidad se puede iniciar poco a poco, ya que la Fundación Bequal va a ofrecer dos productos, tal y como explica José Antonio Martín: “Por un lado tenemos el sello, y por otro lado, para aquellas empresas que sólo quieran que les certifiquemos que cumplen la Lismi, también lo haremos, pero pensando que ese es un primer paso para que luego soliciten o busquen la incorporación de otras políticas de inclusión de personas con discapacidad en la empresa”.

 

Una vez conseguido el sello, la fundación sigue trabajando para lograr que la empresa  camine hacia un proceso de mejora continua. “Por ejemplo, aparte de integrar las políticas de discapacidad en el bloque específico de recursos humanos, proponemos a las empresas, de alguna manera, que contemplen a las personas con discapacidad en todos los procedimientos, desde el reclutamiento, la selección, la contratación, etc. Pero también que las personas con discapacidad estén representadas en la plantilla de una manera homogénea, tanto en género, como en edad, en el salario o la categoría, que estén en todos los puestos de la organización, desde los directivos hasta los operarios, etc.”, añade el coordinador de la Fundación Bequal.

 

El valor de la responsabilidad

 

La fundación Bequal es una iniciativa del CERMI que se puso en marcha con el apoyo de la Fundación ONCE, que lidera el proyecto, y tiene tres objetivos fundamentales, según explica Ana Sastre: “Satisfacer una demanda de mercado, manifestada por algunas empresas con las que colabora el movimiento asociativo; dar respuesta a la administración pública, que pedía nuestro posicionamiento al respecto y posicionar al movimiento asociativo en este nuevo ‘mercado’ con un producto legitimado y que responda a intereses reales de la discapacidad, evitando así la proliferación de iniciativas menos útiles a los objetivos del sector”.

 

Con estos objetivos, se logran beneficios para todos, según entienden los expertos en el tema. Así, para José Antonio Martín se trata de una gran oportunidad: “El sello le aportará a las empresas la oportunidad de incluir a las personas con discapacidad en su negocio, ya sea como empleados, clientes o proveedores, que tiene que ver con la responsabilidad, pero también el reconocimiento y mejora de la reputación, o la distinción frente a la competencia, te diferencias si lo haces bien. También tiene que ver con la mejora del rendimiento, con la rentabilidad, y por último, verificar el cumplimiento de la Lismi, que puede proporcionar ventajas en la contratación pública y permite el acceso a un importante mercado potencial de clientes, cuatro millones de personas con discapacidad”.

 

La incorporación de políticas que favorezcan la inclusión y respeten la diversidad y los derechos humanos, producen retornos altamente positivos. A nivel interno, puede significar un mejor aprovechamiento del talento, y externamente supondrá además alcanzar un segmento de mercado con necesidades insatisfechas y generando además efectos beneficiosos en la reputación corporativa y la imagen de marca. En definitiva, para lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad hace falta que la empresa ‘Diseñe para Todos’ y que visualice en el respeto por la diversidad una oportunidad de enriquecimiento tanto social como económico. El sello permitirá que muchas empresas pongan en valor estas políticas y que aquellas que no lo hacen tengan un incentivo más para acercarse a la discapacidad.

 

Sólo falta rematar las cuestiones formales para que la fundación comience a trabajar. Según el responsable de la misma, tiene unas actividades definidas muy concretas: “Normalizar y mantener este estándar, conceder y renovar el sello, formar y homologar auditores y promover y difundir el sello”

 




Autor: AGEVALCEE
Fuente: Acceder a la fuente